Al igual que nosotros, nuestros perros están expuestos a una serie de afecciones que, con las precauciones debidas, pueden evitarse. El moquillo es una de las enfermedades caninas más temibles y, a pesar de que desde hace años existen vacunas que permiten evitarla, permanece entre las de mayor incidencia y tasa de mortalidad. En una sola lectura obtendrás la información básica necesaria para prevenir el moquillo y, ante la presunción de un contagio, actuar con rapidez y eficacia, brindando así el mayor bienestar posible a nuestro leal compañero.

¿Cómo se contagia el moquillo en perros?

El moquillo es un padecimiento viral, agresivo y usualmente fatal que, si bien puede afectar a perros de cualquier raza y edad, incide con mayor frecuencia en cachorros en edades inferiores a los cuatro meses. También denominada enfermedad de Carré o destémper, el moquillo puede evitarse fácilmente a través del suministro oportuno de vacunas. En cualquier caso, y como en cualquier otro problema relacionado con la salud de tu perro, el veterinario es tu mejor consejero.

El mecanismo de transmisión del moquillo lo hace particularmente peligroso, pues se propaga con facilidad a través del aire y los fluidos corporales, por lo que incluso una perrita infectada transmitirá la enfermedad a su camada a través de la placenta. Recipientes con alimentos o agua que hayan estado en contacto con un animal infectado también constituyen medios de contagio.

¿Cómo detectar si tu perro tiene moquillo?

Las mejores armas contra el moquillo en perros son las vacunas y la información. El conocimiento de las distintas etapas y síntomas nos permitirá interpretar con mayor precisión señales que podrían revelar la presencia de la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas del moquillo en perros?

El cuadro sintomático del moquillo evoluciona por etapas. Los primeros indicios se presentan como alteraciones vinculadas a las vías respiratorias (de ahí su nombre). En su tránsito hacia fases más avanzadas, la enfermedad se propaga a otros componentes del organismo, incluido el sistema nervioso central.

La aparición de cualquier combinación de los siguientes síntomas debería constituir evidencia suficiente para iniciar las pruebas veterinarias orientadas a descartar o confirmar la presencia de moquillo en perros:

perro con moquillo

Síntomas generales

●      Fiebre.

●      Decaimiento.

Síntomas relacionados con vías respiratorias

●      Excesiva emisión de moco por la nariz.

●      Tos persistente.

●      Respiración entrecortada.

Síntomas gastrointestinales y digestivos               

●      Vómitos frecuentes.

●      Disminución del apetito.

●      Disminución del peso.

●      Diarrea y deshidratación.

Síntomas relacionados con la piel y el pelo

●      Erupciones cutáneas.

●      Caída de pelo.

●      Endurecimiento de las almohadillas de las patas.

●      Irritación de la piel.

Síntomas vinculados al sistema nervioso central

●      Espasmos o movimientos involuntarios.

●      Convulsiones que producen un movimiento de mandíbula similar a la masticación.

●      Dolor (hipersensibilidad) ante el tacto.

●      Alteraciones de la capacidad motora.

¿Cómo puedo prevenir el moquillo en mi perro?

Resulta esencial enfatizar -en cada oportunidad que sea posible- que la única estrategia 100% segura para evitar que un perro se encuentre en riesgo de contagio de moquillo es aplicar oportuna y sistemáticamente las vacunas necesarias; esto es, iniciar en edad temprana (unas cuantas semanas) y continuar aplicando una vez al año, por el resto de la vida del animal.

De manera complementaria se recomienda procurar la limpieza en toda superficie con la que el can pueda entrar en contacto, pues es bien sabido que el virus del moquillo es incapaz de sobrevivir a la acción de las sustancias desinfectantes.

¿Es contagioso para humanos u otros animales?

Afortunadamente, aunque el humano es susceptible a enfermedades emparentadas con el moquillo, el contagio entre ambas especies es absolutamente imposible. Dicho de manera más clara: El moquillo en perros no es contagioso para los humanos.

En contraparte, a causa del alto riesgo de contagio que representa tanto para perros como para otros animales no vacunados, ante un cuadro de moquillo será absolutamente imprescindible mantener al animal infectado lejos de cualquier animales como hurones, zorrillos, mapaches, zorros e incluso algunos tipos de primates. En cuanto a gatos, si bien éstos también pueden contraer moquillo, son vulnerables ante una variedad de virus distinta a la que afecta a los perros.

¿Cómo cuidar a un perro con moquillo?

Ante la confirmación de la presencia de virus de moquillo, el veterinario indicará una serie de estrategias enfocadas -principalmente- a mitigar las molestias y el dolor. La diversidad de síntomas y la inexistencia de un tratamiento específico obliga a incluir recursos tan diversos como antivirales, antibióticos, electrolitos, antidiarreicos y expectorantes, entre otros.

De entre todas las afectaciones al sistema nervioso central que se presentan en las etapas avanzadas de la enfermedad, únicamente pueden tratarse los cuadros de convulsiones; para ello, se aconseja una combinación de medicamentos indicados por el veterinario y productos naturales, formulados a base de hemp, auxiliar 100% seguro y natural, de comprobada eficacia contra las convulsiones.

¿Cuanto tiempo dura el moquillo en perros?

Después de un periodo de incubación que abarca unos cuantos días, y dependiendo de factores como la edad y el estado general de salud del perro, el moquillo puede durar unos cuantos días o extenderse a través de semanas e incluso meses. Durante este lapso, es frecuente advertir mejoras intermitentes, seguidas por fuertes recaídas. El moquillo es frecuentemente mortal y, aún en casos de recuperación, las secuelas pueden ser permanentes.

¿Cómo aliviar los síntomas del moquillo en perros naturalmente?

perro enfermo con moquillo

Ante la confirmación de contagio, será imprescindible complementar el tratamiento convencional indicado por el veterinario con productos de origen natural que contribuyan no solo a incrementar la comodidad, sino a fortalecer el estado general de salud y la calidad de vida del animal.

Mantener una rutina lo más activa posible, cuidar el peso y la alimentación, suministrar alimentos y productos que proporcionen antioxidantes y vitaminas; son solo algunas de las estrategias adyacentes que contribuirían a incrementar las posibilidades de éxito ante un diagnóstico de moquillo.

Una nueva generación de productos a base de hemp, formulados específicamente para uso veterinario, ofrece beneficios complementarios en el tratamiento de síntomas como la inflamación, la disminución de convulsiones y el fortalecimiento general; a través de su acción sinérgica derivada de la interacción directa y natural con el propio sistema endocannabinoide del can.

Aceite con CBD

El aceite a base de hemp contiene entre 125 y 500 mg. de CBD y menos del 0.3% de THC, lo que le hace completamente seguro para el perro. Además, el hemp contiene abundantes vitaminas, aminoácidos, antioxidantes y ácidos grasos.

Galletas con CBD

Las galletas CBD Bites, disponibles en una variedad de sabores, son ideales para mitigar dolor e inflamación. Cada paquete contiene 150 mg. de CBD; además, han sido elaboradas con ingredientes orgánicos de la más alta calidad.

Bocadillos suaves a base de CBD

Su alto contenido de CBD de origen natural proveerá al perro el efecto calmante que requiere para hacer frente no solo a la enfermedad, sino al estrés derivado de las frecuentes intervenciones veterinarias.

Erradica el fantasma del moquillo informándote y consultando con tu veterinario las estrategias más indicadas. Vacunas administradas desde edad temprana, revisiones veterinarias periódicas y productos de origen natural son tus mejores aliados para asegurar a tu perro una vida plena y saludable, en la que su única preocupación sea jugar más y acompañarte en los mejores momentos.

Preguntas Frecuentes

¿Cuáles productos naturales que pueden ayudar en el tratamiento del moquillo en perros?

¿Cómo puedo saber si mi perro ha contraído moquillo?

¿Cuáles son los factores que incrementan el riesgo de contagio de moquillo en perros?